AYUDA WORDPRESS PARA EMPRENDEDORES

TE AYUDO A CREAR Y MEJORAR TU PÁGINA WEB

CONTÁCTAME

Objetivo: cambiar mi vida. De Sevilla al mundo

Cambiar mi vida

Éste es un post invitado que he publicado en LifeStyle Al Cuadrado.

En este artículo voy a contarte un poco acerca de mí, de mi vida, mi historia, lo que he vivido y las metas que persigo, mis sueños y proyectos.

También te contaré un poco acerca de las etapas y pasos que he ido recorriendo, los sucesos que viví y cómo decidí enfrentar lo que fui viviendo, en esta aventura de cambiar mi vida.

Espero que quizá puedas encontrar algo interesante en esto y hasta pueda servirte en algún punto de tu camino.

Antes de cambiar mi vida, toca definir qué estilo de vida quiero conseguir

#1 – Libertad de horarios

Desde hace ya un tiempo tengo clara una cosa: me gusta tener libertad de horarios. El estilo de vida que conlleva un horario de trabajo fijo me resulta incómodo, quizá hasta un poco asfixiante, por decirlo de alguna manera.

Si bien todos debemos tener horarios en nuestras vidas y una cierta rutina, hay trabajos que representan una mayor rigidez y que además, la misma no era definida por mí.

Alguien más dice a qué hora debo llegar a la oficina, cuánto debo permanecer, qué días debo ir, cuándo me puedo ir, etc. Así que al plantear mis proyectos, la libertad jugó un papel muy importante.

#2 – Libertad geográfica

También me gusta tener la posibilidad de moverme, no estar atado a un lugar físico desde donde debo trabajar. Me gusta el poder viajar o hacer mi trabajo desde diferentes lugares del mundo, quizá hasta desde un hotel, una cafetería o cualquier otro.

#3 – Estar cansado por vivir la vida, no por trabajar demasiado

Otra cosa muy atractiva para mí era tener un trabajo que me permitiese disfrutar de la vida, de las cosas que me gusta hacer además de trabajar. Esto conlleva la necesidad de poder delegar ciertas tareas para aumentar mi productividad y disfrutar realmente lo que hago dejando a otros las tareas que no disfruto haciendo.

Esto último también representa la posibilidad de equilibrar mi tiempo entre las diversas facetas de mi vida, que no sea todo trabajo. También quiero tiempo para el ocio y demás cosas que disfruto en el tiempo libre.

Cómo he logrado cambiar mi vida laboral, desde 2005 a 2014

Aquí voy a narrarte acerca de lo que fue mi vida en esos años, los más importantes desde el punto de vista laboral.

2005: Desarrollador lambda en una consultora: libertad cero

Comencé trabajando como becario en programación web, realicé muchas tareas diferentes y mi estatus laboral fue variando sucesivamente, hasta llegar incluso a ser indefinido. De hecho trabajé en proyectos importantes, de empresas conocidas como Cepsa, Repsol, Endesa y otras.

Evidentemente esta etapa aún no era lo que esperaba de mi vida, ni en cuanto a horarios de trabajo, lugar ni flexibilidad.

2009: El duro despertar: mi despido

En el año 2009 el trabajo comenzó a decaer debido a la situación económica que estaba empezando a atravesar España y fui despedido. Recuerdo cuando recibí la noticia, permanecí 5 minutos en estado de shock. Pero justo después de eso, comencé a darme cuenta de que estaba frente a la oportunidad de buscar el estilo de vida que quería alcanzar. Las crisis encierran oportunidades, si somos capaces de reconocerlas.

Durante los siguientes dos años me apunté en diversos cursos para emprendedores, también asistí a muchos eventos donde lentamente me fui involucrando cada vez más en el fascinante mundo de los blogs. También en ese entonces me planteé dos posibles proyectos de trabajo que representaban dos líneas muy distintas: uno era online y el otro offline.

Teniendo en cuenta mis metas a alcanzar, el trabajo online era el que prometía ser un mejor camino. Además de ello, su margen de ganancia era mayor y requería de una inversión sensiblemente menor. La decisión no fue difícil…

2010: De freelance a creador de productos…hacia una vía sin salida

Comencé entonces a trabajar como freelance y desarrollé mis primeras aplicaciones.

Al poco tiempo, me asocié con uno de mis clientes y creamos una empresa. Pensamos en crear una aplicación informática que pudiese comercializarse a través del modelo SAAS.

Luego de 2 años trabajando en ello, aún no habíamos logrado sacarla al mercado por falta de foco y por querer sacar un producto perfecto, por lo que tomé la decisión de dejar la empresa y retomar mi proyecto, el cual había dejado de lado en esos años.

Por otro lado mi estilo de vida todavía distaba mucho del esperado, el trabajo ocupaba la mayor parte de mi vida y quedaba poco espacio para algo más.

2012: Tomando las riendas de mi proyecto

Así que finalmente me centré por completo en mi proyecto.

Al principio intenté abarcar varios campos diferentes como el posicionamiento web, la publicidad en Google, el desarrollo web y otros más. Aunque tras realizar el curso Visibilidad Ascendente decidí centrarme en algo en concreto y me incliné por lo que hago actualmente: el diseño web con WordPress y Genesis Framework.

Aprendiendo de mis errores

Todos sabemos que nuestra vida está llena de errores, pero lo bueno es que podemos aprender de ellos.

Los principales que yo he cometido fueron los siguientes:

#1 – La dispersión mata el impulso emprendedor

Al principio no estaba enfocado en un punto específico, sino que como te contaba, abarcaba varios campos diferentes. Aprendí que si quieres destacar en algo, hay que especializarse en algo concreto.

#2 – Si no delegas te hundirás bajo el volumen de trabajo

Pensé que podía hacerlo todo por mí mismo o que eso sería lo más sencillo. Siguiendo con el punto anterior, luego de aprender que debía centrarme en algo específico, me di cuenta que había cosas del trabajo que sería mejor delegarlas.

Fue entonces cuando descubrí la importancia de delegar tareas y asumir qué puedo hacer por mí mismo y qué es mejor que lo haga otra persona.

#3 – Más hacer no siempre es una garantía de llegar a buen puerto

Ingenuamente pensaba que cuanto más trabajase, más tareas conseguiría terminar. Nada más lejos de la realidad, todo necesita de un equilibrio.

El trabajar demasiado va en detrimento de la productividad y pasarse todo el día en la oficina es muy contraproducente.

Comencé a crear y respetar mis momentos de ocio y esparcimiento, donde poder desconectar mi mente del trabajo. Eso redundó en una disminución de mis errores y un aumento de la eficacia de mi tiempo de trabajo.

Aunque aún me queda mucho por mejorar.

Tú también puedes intentarlo

Ya sabes más que yo cuando me lancé

No creo ser una persona demasiado diferente a muchas otras.

Aunque tú no hayas tenido una vida exactamente igual a la mía, seguramente también habrás pasado por experiencias similares y tendrás sueños parecidos a los míos en algo.

Quizá las lecciones que he aprendido puedan servirte en algún punto de tus proyectos. Te deseo mucha suerte en lo que te embarques y aquí me tienes para lo que necesites.

Ahora te toca a ti, ¿qué estilo de vida quieres conseguir? ¿cuáles han sido tus principales errores?

Artículos recomendados