MANTENIMIENTO WEB PARA WORDPRESS

CÉNTRATE EN TU NEGOCIO Y OLVÍDATE DE WORDPRESS, POR SÓLO 30€/MES

MÁS INFORMACIÓN

¿Cómo utilizar las redes sociales para atraer suscriptores?

La clave de los negocios por Internet está en los grandes volúmenes de personas generando tráfico, ya sea en búsqueda de cualquier tipo de información (como en el caso de un blog sobre autos deportivos, por poner un ejemplo), o en busca de bienes/servicios.

En cualquiera de los casos, las redes sociales pueden impulsar enormemente el tráfico de cualquier sitio Web, siempre que se cumplan algunas condiciones:

El tema sea de interés para el público al que se ofrece la información. La primera conclusión de esto es que uno NO puede abrir una cuenta en Facebook, HI5, MySpace,  Orkut o cualquier otra red social, e invitar a la gente sin más ni más a visitar el blog. Es mejor atraer el tráfico llamando la atención y creando expectativas. Por ejemplo, en Facebook existe la posibilidad de crear “fan pages”, o páginas de personas a las que les gusta determinada cosa. En cuanto tengas un número considerable de “fans”, puedes enviarles actualizaciones interesantes sobre tu sitio, con un encabezado que despierte su inquietud.

La información se envíe en un lenguaje que el público objetivo pueda leer sin buscar un diccionario. La mayor parte de personas se siente incómoda cuando el artículo está escrito con un lenguaje demasiado refinado, o lleno de tecnicismos y acrónimos que sólo conocen los especialistas. A menos que tengas claro que tus boletines serán leídos por personas versadas en el tema central del artículo, o muy cultas, será mejor que utilices un lenguaje sencillo, e idealmente parecido al que habla la gente a la que te diriges: eso logrará que se identifiquen con tu discurso, crean en lo que dices y busquen más.

Remitirse al punto, con un mensaje conciso y concreto, de preferencia no mayor de 400-500 palabras. Los tiempos actuales no están para discursos de tres páginas, porque la gente no tiene tiempo para leerlos. Además, se calcula que un lector frente a una pantalla empieza a distraerse de lo que está leyendo, luego de cinco minutos o poco más de haber empezado la lectura, a menos que ese sea su trabajo. En redes sociales como Facebook o Twitter, es aún más evidente esta realidad, pues el mensaje típico no suele ser mayor de 20, 30 palabras, o menos. Si bien es cierto que el redactor no las ve fáciles en semejante escenario, hay muchas ventajas en “pensar a lo Twitter”. Si un mensaje es útil y sucinto, es doblemente bueno.