SOLUCIONES WORDPRESS PARA EMPRENDEDORES

TE AYUDO A CONVERTIR TUS GRANDES IDEAS EN REALIDAD

QUIÉN SOY ¡CONTÁCTAME!

SPAM ¿Es en realidad un buen negocio?

Uno se pregunta qué tan rentable es el SPAM cuando observa en su bandeja de correo no deseado decenas de correos, mientras en el correo regular los mensajes se pueden contar con los dedos de una mano. ¿Te ha pasado? Parece absurdo, pero suele ocurrir con frecuencia a muchas personas.

La sospecha de que es rentable comienza cuando van pasando los años y los spammers siguen haciendo su trabajo sucio sin descanso, siempre inventando nuevas maneras de vendernos cosas por lo general de consumo íntimo, que son de difícil publicitación por otros medios.

¿De dónde proviene el término “spam”? Mucha gente opina que se debe a un enlatado de carne cuya marca es igual a esta palabra. Sin duda suena absurdo, pero es la pura verdad. Durante la Segunda Guerra Mundial se hizo muy popular el envío de este enlatado desde Estados Unidos hacia el otro lado del Atlántico, a los soldados en servicio en Europa. Era tal la cantidad de envíos postales incluyendo este enlatado, que se denominó “spam”, ya en esa época, al envío masivo de correo, pero no en el sentido peyorativo actual, sino simplemente de correo masivo. Fue sólo en la era del Internet cuando adquirió el significado que tiene actualmente.

Basta de historia y vamos a lo que vinimos. Seamos realistas: sin duda es una ocupación rentable, por eso es que el “negocio” sigue funcionando. Lo que ocurre es que se trata de un auténtico “negocio sucio”, por las siguientes razones:

  • Para obtener resultados palpables, el spammer debe trabajar con bases de datos de varios millones de direcciones de correo electrónico, y trabajar con técnicas de redacción sofisticadas, para llamar la atención del usuario a primera vista y despertar su curiosidad. Aún así la tasa de resultados de este sistema es terriblemente escasa.
  • Exactamente como un ladrón, el spammer debe metamorfosearse constantemente, cambiando con frecuencia de dominio y direcciones electrónicas, puesto que los filtros de los proveedores de correo electrónico gratuito analizan las tendencias de los usuarios, la intencionalidad de los mensajes y otras características comunes a esta clase de correo.
  • Es importante considerar que la inmensa mayoría de usuarios de Internet tiene al menos una cuenta de correo electrónico en Yahoo, Hotmail, Gmail y otros proveedores gratuitos, por lo que estos buscan por todos los medios acabar con esta práctica, o al menos controlarla, para no sobrecargar sus servidores. Desprestigiar tu dominio y sitio Web con esta clase de prácticas es una suerte de ciber-suicidio, porque los mensajes de correo válidos que envíes a tus suscriptores y clientes, acabarán en la bandeja de spam, por no hablar de los escándalos en los foros y otros espacios de discusión.